Los investigadores de inteligencia artificial han advertido sobre los riesgos de seguridad que plantean los robots conectados a Internet y cientos de ellos recientemente han pedido a los gobiernos que prohíban los robots con armas.

"Los piratas informáticos pueden piratear un robot o un dispositivo robótico y tener control total de las conexiones, brazos, piernas y otras herramientas conectadas, como en algunos casos cuchillos o dispositivos de soldadura"—Nicholas Patterson, profesor de ciberseguridad en la Universidad Deakin en Melbourne, Australia.  

Los investigadores han descubierto fallas de seguridad en los juguetes sexuales con Bluetooth, que los piratas informáticos pueden controlar desde ubicaciones remotas.

“Imagen de un tapón vibrador que fue hackeado el año pasado”

En noviembre, los expertos escribieron para la revista científica Nature un artículo que describía un escenario en el que una inteligencia artificial maliciosa tomaba el control de la interfaz. En tal situación, los pensamientos, decisiones y emociones del usuario pueden ser controlados por la IA y manipulados contra la voluntad de la persona.
               Un ejemplo hipotético seria si un hombre paralizado que usa una interfaz cerebro-computadora, no le gustara alguien. Esto podría ser malinterpretado como una orden de dañar a esa persona incluso sin una orden directa.

"Los poderosos sistemas computacionales vinculados directamente al cerebro de las personas facilitan sus interacciones con el mundo de manera tal que sus capacidades mentales y físicas mejoran considerablemente"—comparten los autores de la nota.