Los ciberdelincuentes aprovechan que Netflix aumento sus tarifas para pedirle al usuario que ponga nuevamente los datos de pago.

Esto ocurrió hace unos días en algunos países, nos paramos nuevamente frente a un phishing que es utilizado para robar datos bancarios de usuarios distraídos.

Este phishing funciona como muchos de ellos, a la víctima le llega un correo supuestamente enviado para actualizar los datos de la cuenta en la plataforma, la víctima le da clic en el enlace que lleva el correo dentro y este lo redirecciona a una web que no tiene nada que ver con Netflix, aunque si se parece visualmente, por esta razón, los usuarios le dan clic. De esta manera se encuentran nuevamente con un pedido de información como volver a escribir el número de la tarjeta de crédito, el código de seguridad y la fecha de caducidad. También pide datos como apellidos, nombres, fecha de nacimiento, etc.

Hervé Lambert, global consumer operations manager de Panda Security, explica que se trata de un engaño “muy bien orquestado”, también advierte que los piratas informáticos utilizan una autenticación de doble factor emulada. Esto quiere decir que a los usuarios que llenan los formularios, recibirán un SMS con un código de verificación, de esta manera el proceso es más creíble para las víctimas.
Lambert también explico que la plataforma de Netflix se dirige de manera personal, nunca se comunica con el estilo del que hablamos anteriormente, por esta razón debemos desconfiar del correo.

El correo es detectable si se observa detenidamente, ya que no lleva consigo ningún logotipo de la compañía, no hay referencia alguna a la información corporativa de la compañía, tampoco existe algún enlace para poder darle de baja a este tipo de comunicación.

En el caso de que tengamos dudas de que el email nos sea legítimo, es importante contrastarlos con otros mensajes previos, también entrar directamente a la página de Netflix y jamás hacerlo a través del enlace que te proporcionan por el correo.
Esta demás decir que debemos verificar que no tenga errores gramaticales.