¿Qué son los deepfakes?

Podríamos definir de manera sencilla los deepfakes como vídeos manipulados para hacer creer a los usuarios que los ven que una determinada persona, tanto si es anónima como si es personaje público, realiza declaraciones o acciones que nunca ocurrieron.

¿Son una amenaza?

El mayor peligro reside en la facilidad para crear este tipo de fraudes, y es que con una aplicación cualquier persona puede crear un vídeo falso pero muy creíble.

Al ritmo al que avanza esta tecnología, en poco tiempo será casi imposible identificar si se trata de una falsificación o no, llegando a crear verdaderos estragos en la credibilidad o reputación de una persona.

Con esta tecnología sería posible manipular imágenes y voz de dicho personaje para poner en circulación un discurso de estas características y crear alama y confusión en la sociedad, además de manchar su imagen personal.

¿Cómo se pueden detectar las deepfakes?

Busca aquello que no tenga sentido, revisa detenidamente la imagen, afina el oído y atento a la duración del vídeo. Las recomendaciones son siempre muy parecidas: revisar la fuente y contrastar la información. No nos cansamos de repetirlo, ya que es fundamental para luchar en esta era de la desinformación.

Fuente: OSI