Play Store alberga infinidad de aplicaciones, es imposible seguirles el rastro a cada una de ellas para que cumplan con las normas.
Gracias a que Google hizo mejoras en los algoritmos sobre seguridad, pudieron crear una app llamada: Google Play Protect, nuestro ángel de la guarda, de todas formas, no es suficiente.

Como ya sabemos, Play Store sufre abusos por parte de algunos desarrolladores y por esta razón Google incremento las acciones contra quienes se sobrepasen, pero esto no evita que dejen de subir apps para aprovecharse del usuario.

Una estrategia no muy vieja es infectar al móvil con una instalación de app que desaparece.
La manera más común de hacer esto posible es cuando acudes a Google Play desde el anuncio de una app que te llamo la atención, accedes a instalarla, una vez finalizado este paso, resulta que no aparece en el teléfono.

Si te ha ocurrido esto antes, desinstala la app cuanto antes.

De igual manera, no suelen ser aplicaciones extremadamente peligrosas, pero si abren puertas a la instalación de software no deseado por el usuario, especialmente los que se centran en inyectar anuncios o adware. Esto lo confirmó Josep, de la firma de seguridad informática ESET.

Que no se muestra tras haberse instalado en el sistema es debido a que así los delincuentes pueden seguir descargando más malware en el móvil de la víctima en segundo plano sin que esta se dé cuenta.

Luego de analizar algunos ejemplos, toda esta app, tenían estas características:

  • Son aplicaciones de un desarrollador desconocido que solo tiene una app en la tienda. Además, el desarrollador no posee página web y utiliza un mail genérico como contacto.
  • No piden permisos extraños para la función que en teoría desempeñan.
  • Suelen ser apps clonadas de una aplicación genérica. En el caso de Pocket Camera, y de otras relacionadas con la fotografía, los desarrolladores modificaron Open Camera, un software open source de captura.
  • La aplicación está llena de comentarios negativos que suelen avisar de que la app desaparece.

Medidas de seguridad

  • Siempre prestar atención a todo lo que descargamos en nuestro móvil.
  • Buscar comentarios sobre la app.
  • Revisa que los permisos sean los correctos.
  • El desarrollador de la app debe ser conocido.

Y si instalaste una app y desapareció una vez finalizada la descarga, sigue estos pasos:

  • Accede a los ajustes de tu Android y entra dentro de Aplicaciones.
  • Navega entre todas las apps y desinstala todo lo que no reconozcas.