Cuando llego el Wi-Fi a la vía pública, marcó un antes y un después en los usuarios, ya que nos dio la posibilidad de aprovechar el servicio de Internet cuando nos sentamos en alguna cafetería, por más que debamos pedir la contraseña o que esté abierta para cualquiera que desee conectarse.
Pero si bien conocemos los riesgos de dejar nuestras pertenencias en cualquier lugar público, ¿Por qué lo haríamos con la información almacenada en nuestros dispositivos?

En el siguiente párrafo, te mostraremos cuáles son algunos de los riesgos a los que nos exponemos al utilizar redes Wi-Fi públicas:

-Ser víctima de un ataque “Man in the Middle”:


“Man in the Middle” que traducido es “hombre en el medio”, vinculado con conexiones a redes Wi-Fi públicas suelen estar relacionados con la presencia de un intermediario entre el usuario (la victima) y el sitio que ésta visita, de esta manera el cibercriminal puede acceder a la información de la víctima, mientras viajan.

-Robo de datos personales, información confidencial y/o credenciales:


Si la red Wi-Fi a la que te conectas no es lo suficientemente segura, los datos que guardas en tu computadora o teléfono (archivos personales o contraseñas) pueden estar propensos al robo.

-Cuidado al realizar una transacción en línea:


Son muchos los usuarios que realizan compras y transferencias online o ingresan a su banco desde sus dispositivos conectados a la red Wi-Fi de algún bar-café, hotel o aeropuerto. No importa desde qué dispositivos te conectes, la utilizacion de una red pública siempre representará peligro para realizar cualquier acción que incluya algún dato privado, es decir, no sabremos nunca si alguien está interceptando el tráfico.

-Falsos puntos de acceso se presentan como redes sin clave:

En estos casos, es importante tener presente dos cosas:

·         Si vas a conectarte a una red sin clave es aconsejable consultar cuál es el nombre de la red de ese lugar para comprobar que efectivamente sea el que ves en tu pantalla.

·         También, es probable que un atacante aproveche estas conexiones para clonarlas, utilizándola como un señuelo al asecho de que los usuarios entren a la red y unan sus dispositivos. Si esto sucede, el equipo atacante es quien podrá ver y modificar todo a voluntad.

-Router vulnerado:


De esta manera es como las computadoras y smartphones pueden infectarse, existen vulnerabilidades presentes en otros dispositivos, como los routers. Tal vez el ataque solo sea secuestro de la banda ancha. La realidad es que, sin una mínima protección básica, como la modificación de la contraseña, el router puede transformarse en la puerta de entrada para que un atacante logre entrar a cualquier dispositivo que esté conectado a él.

-Si te vas a conectar a redes WI-FI públicas, ten esto en cuenta

·         Mantén tu solución de seguridad actualizada y su sistema operativo.

·         Cuida las acciones que realizas desde estas conexiones.

·         Ingresa a sitios web que utilicen protocolos HTTPS.

·         Configura tu dispositivo para que pregunte antes de conectarse.

·         Utiliza doble factor de autenticación.