Anteriormente hablamos un poco sobre los riesgos que enfrentas al conectarte a una red Wi-Fi pública. Ahora es momento de hablar sobre unas recomendaciones de seguridad.

Utiliza un antivirus y mantén tu sistema operativo actualizado


El primer paso, es tener un antivirus actualizado. Recuerda también mantener siempre actualizado tu Sistema Operativo y las aplicaciones del sistema, aplicando los parches de seguridad que lanzan los fabricantes.

Cuida las acciones que realizas desde estas conexiones


Es recomendable utilizar Internet para entrar a sitios que no necesitan credenciales ni información personal, como portales o diarios. Además, podrías deshabilitar todos los servicios de homebanking, cuentas de correo electrónico, redes sociales y demás aplicaciones que requieran usuario y contraseña para establecer la conexión.

Ingresa a sitios web que utilicen protocolo HTTPS


El protocolo HTTPS asegura que la información dada entre la computadora del usuario y el sitio web sea cifrada en su transmisión.

Configura tu dispositivo para que pregunte antes de conectarse


Para impedir que la conexión sea automática y evitar posibles riesgos, recuerda configurar tu dispositivo para que te de la opción de si quieres conectarte a la red del sitio en el que estás cada vez que lo visites.

Utiliza Doble Factor de Autenticación


Jamas está de más tener una capa extra de seguridad como la que aporta el doble factor de autenticación. Muchos de los servicios que utilizamos día a día cuentan con la posibilidad de configurar el ingreso al sitio para que luego de colocar la contraseña debas confirmar que eres tú al ingresar un código adicional que será enviado a tu teléfono a través de un SMS, un correo, una app o una llamada.