Viviendo en una gran urbe como Buenos Aires aprendemos algunas cosas de forma por demás rápida: mirar a ambos lados al cruzar la calle, hacerle preguntas díficiles a los vendedores que hablan rápido y evitar los barrios y zonas peligrosas…