La empresa que suministra energía a Río de Janeiro, Brasil, confirmó que fue víctima de un malware y que los ciberdelincuentes pidieron