La herramienta compara las identificaciones que ingresa el consumidor con una base de datos con más de 4 mil millones de identificaciones que han sido adquiridas ilícitamente en fugas de datos que ocurrieron con anterioridad.