Si la red Wi-Fi a la que te conectas no es lo suficientemente segura, los datos que guardas en tu computadora o teléfono (archivos personales o contraseñas) pueden quedar propensos al robo.