En promedio, cada 10 segundos una empresa en el mundo se convierte en una nueva víctima de los ataques de tipo ransomware.