Las vulnerabilidades de Zoom vuelven a hacerse eco al descubrirse que dos fallos críticos en la aplicación han permitido a usuarios malintencionados