Solo con abrir Vim o Neovim, podría permitir a los atacantes ejecutar secreta y remotamente comandos Linux para tomar el control de la máquina.