Según diferentes fuentes, las compañías HONDA y ENEL (actual controlador de la empresa EDESUR en Argentina) son las nuevas víctimas del