Una vulnerabilidad de 16 años de antigüedad fue encontrada en un controlador de impresoras HP, Xerox y Samsung y permite