El acusado usaba las redes sociales para hostigar a su ex pareja. Este había difundido contenidos íntimos de ella, sin su consentimiento a través de perfiles falsos de facebook.

Los días 27 de agosto de 2017 y el 17 de octubre de ese mismo año, el hombre presiono de manera reiterada a la mujer amenazandola que exhibiría videos de su íntimidad. De esta manera ella tendría que encontrarse personalmente con él en contra de su voluntad, y asi mismo recibio otras amenazas sobre atender el teléfono cuando él la llame y que desbloquee su contacto.
Fallo

El Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional n° 61 encontró probado “prima facie”

La sentencia recuerda que “se ha establecido jurisprudencialmente, que la coacción es un delito formal, que se consuma con la exteriorización de la amenaza impuesta, idónea y grave vertida con el propósito de compeler, sin necesidad de que la víctima se someta a la voluntad del autor, sin necesidad de que la víctima haga o deje de hacer lo que el autor pretende; de modo tal, alcanza para la consumación, que la amenaza llegue a conocimiento de la víctima y que esta compresa su contenido”.

La Sala VII de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional confirmó el procesamiento de un hombre por el delito de amenazas coactivas reiteradas las que concurren todas en forma real.

También ordenó el embargo preventivo de sus bienes por un monto de 26.500 pesos.

Procesamiento.PDF